Maduras

El baño de Elena estaba todo mojado, pero al final quien se mojó toda fue ella misma. Esta madurita nada más llegar el fontanero se enamoró de él, y aunque ella está casada y no va a dejar a su marido por este joven, lo cierto es que quiso dar una alegría a su cuerpo y experimentar una aventura sexual que puedes ver a continuación: